|

|

Modelos de Organización Comunitaria

Paul Bagtas

Trabajar con comunidades es una experiencia profundamente enriquecedora. Yo me he inclinado hacia roles que crean impacto en las comunidades solamente porque deseo ser parte de la creación de un efecto en masa, ser testigo del empoderamiento colectivo y ayudar al desarrollo sostenible. Conseguir estas metas depende en gran medida en el enfoque que uno toma al trabajar con comunidades. La llave debe abrir la cerradura, por decirlo así. Identificar las necesidades “sentidas” y “percibidas” es esencial para decidir el enfoque correcto. Una vez que estas necesidades o problemas han sido identificados, uno puede proceder con el enfoque adecuado. Aquí presento tres modelos de organización comunitaria que puede guiar a los trabajadores de desarrollo en su trabajo con comunidades. Describe las condiciones y problemas que se presentan al utilizar cierto modelo.

Desarrollo de localidades

El desarrollo de localidades presupone que el cambio comunitario puede darse de forma óptima a través de la amplia participación de un amplio espectro de personas a nivel de la comunidad local en la determinación de las metas y la acción.  [1] El desarrollo de localidades hace mucho hincapié en las metas de proceso, con objetivos como establecer relaciones laborales cooperativas (algunas veces incluyendo tanto a la comunidad como a terceras partes externas), crear estructuras de resolución de conflictos comunitarios sostenibles, mejorar la base de poder de la comunidad, estimular el interés en temas comunitarios, promover actitudes y prácticas colaborativas y mejorar el liderazgo indígena.

El enfoque de intervención fundamental en el desarrollo de localidades puede estar resumido en esta frase – “juntémonos y hablemos sobre esto.” Esto es un intento de hacer que un amplio espectro de personas de la comunidad se apunte para determinar sus necesidades “sentidas” y resolver sus propios problemas. Se enfatizan las tácticas para crear consenso, esto es, discusión y comunicación entre una amplia variedad de personas, grupos y facciones diferentes.

Planificación social

El enfoque de planificación social destaca una forma técnica de resolver un problema con relación a problemas sociales significativos, como niños con problemas con las autoridades, acceso a agua potable y drogadicción. El cambio racional, planeado deliberadamente y controlado tiene un espacio central en este modelo. Este enfoque presupone que el cambio en un entorno complejo industrial requiere planificadores expertos, quienes a través del ejercicio de habilidades técnicas que incluyen la habilidad de manejar grandes organizaciones burocráticas, pueden guiar procesos de cambio complejos hábilmente .[2]

Se hace hincapié en las tareas que son objetivo en este modelo, puesto que esto supone completar una tarea concreta o la solución a un problema definido relacionado con e funcionamiento del sistema social de una comunidad – entrega de servicios, establecimiento de nuevos servicios, aprobación de una legislación social específica.

La estrategia de cambio básica de este modelo puede resumirse en esta frase – “Consideremos los hechos y tomemos los siguientes pasos lógicos.” Sin embargo, cabe destacar que el “planificador” puede recopilar hechos sin la participación de otros, dependiendo de la orientación respecto al desarrollo participativo y el contexto o organización con la que el planificador está involucrado. Encontrar hechos y hacer un análisis es una técnica esencial en este modelo y se pueden utilizar tácticas de conflicto o consenso dependiendo del análisis de un cierto tema.

 

Acción social

El enfoque de acción social presupone un segmento en desventaja de la población que necesita ser organizado, quizás en una alianza con otros para poder hacer demandas adecuadas a la más amplia comunidad para tener mayores recursos o mejor trato, más en consonancia con la justicia social o la democracia.[3]  Este enfoque puede apoyarse tanto en metas del proceso, por ejemplo, mejorar la base de poder de las comunidades, o en metas de tareas, por ejemplo, cambios en las políticas.

La estrategia de cambio de este modelo puede resumirse en la siguiente frase – “Organicémonos para destrozar al opresor.” Procesar temas para que las personas sepan quién es su enemigo legítimo y organizar acciones de masa para presionar a los objetivos seleccionados. En la acción social, la confrontación y la acción directa es una táctica utilizada con frecuencia. La habilidad de organizar un número de personas considerable es necesario para organizar concentraciones, manifestaciones y para formar piquetes.

 

Ningún tamaño sirve para todos

Claramente, estos modelos pueden ser empleados dependiendo de las necesidades de la comunidad con la que trabajas. Los problemas que enfrentan las comunidades están siempre cambiando, por lo que se requiere que el organizador comunitario sea flexible y dinámico con su enfoque.

 

Para el enfoque de desarrollo de localidades, necesitas tener la capacidad de un facilitador o activador. Esto significa que puedes facilitar el proceso de resolución de conflictos, potenciando las capacidades únicas e intrínsecas de las personas para decidir por sí mismos o incluso para expresar su descontento. Necesitarás utilizar tus habilidades de creación de relaciones interpersonales para alentar a los miembros de la comunidad.

Para el enfoque de planificación social, será muy bueno mostrar algunas de esas experiencias y habilidades técnicas para investigar, implementar programas, análisis de terceras partes, y así sucesivamente. Las habilidades de valoración, investigación, análisis comparativo, evaluación y provisión de información técnica también serán útiles. El modelo de acción social requiere que tú seas un “defensor” o “activista.” Serás parte de un conflicto social y tu objetivo será servir los intereses del cliente.

 

Organización comunitaria y sostenibilidad

Hay pasos en la organización comunitaria que cada organizador comunitario sigue y, aunque no lo cubrimos en este artículo, el último paso de ese proceso es hacer la salida. Cada organizador comunitario debe salir, no por la suspensión de financiamiento (aunque a veces esto ocurre tristemente), sino porque es parte de un proceso que está arraigado en el principio del empoderamiento y de dar autonomía. No podemos estar allí para siempre. Sin embargo, nos gustaría ver que lo que hemos empezado en una comunidad y los proyectos que ya están comenzados todavía beneficien a la comunidad mucho después de haber “salido.”

Entre los tres modelos, el desarrollo de localidades tiene la característica singular de crear estructuras comunitarias sostenibles. Esto significa crear sistemas para la sostenibilidad financiera, el desarrollo organizacional y la gestión de proyectos. El desarrollo de localidades también tiene la característica especial de crear colaboraciones, lo que es necesario en la creación de una red que pueda ayudar al financiar propuestas o asistencia técnica. Pero, sobre todo, el desarrollo de localidades favorece el diálogo y la discusión, lo que ayuda a la comunidad a expresar lo que realmente necesitan y esto es un buen indicador de apropiación y empoderamiento.

 

Aunque la utilización de los otros modelos no debe ser descartada, una vez que se emplean y se llega a los objetivos, un organizador puede cambiar al desarrollo de localidades para sostener los logros que se han conseguido y asegurar que dejamos mejor las cosas de cómo las encontramos.

[1] Zastrow, 2006, p. 299 ; [2] Rothman, 1972, p. 24 ; [3] Ibid

 

 

Sobre el autor

‘Paul es un profesional del desarrollo que actualmente trabaja en Filipinas como consultor de gestión de proyectos para ONG’s internacionales. También ha trabajado en los países y territorios de las islas del Pacífico. Sus áreas de especialidad incluyen la movilización comunitaria, gestión de subvenciones y monitoreo y evaluación. Anteriormente ha trabajado con organizaciones que implementan proyectos financiados por la Global Fund para luchar contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, y financiados por el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia (DFAT, por sus siglas en inglés). Le apasiona fomentar el poder del desarrollo participativo en el desarrollo internacional.’

Un lugar donde aprender sobre desarrollo comunitario en acción.

Este artículo es uno de los cientos de recursos gratuitos creados para apoyar a las personas interesadas en el desarrollo comunitario sostenible

MÁS LECTURAS RÁPIDAS

Explora nuestra biblioteca de artículos escritos por autores de desarrollo invitados.

¿Qué es desarrollo y quién decide qué aspecto tiene?

Conseguir un cambio duradero a través de la colaboración con otras ONGs.

5 maneras de atraer nuevos donantes a través de la narración.

Equilibrar la responsabilidad del proyecto, donante y beneficiario.

5 consejos para ayudarte a realizar entrevistas éticas en tu comunidad.

¿Qué modelo de organización comunitaria deberías utilizar?

O EMPEZAR UN CURSO EN LÍNEA GRATUITO

Discover the essential development frameworks and practical guidelines you need to design durable projects in collaboration with locals. This 9-part course has been created for everyone working with local communities to design development projects.

HERRAMIENTAS PARA PLANIFICACIÓN DE PROYECTOS

CROWDFUNDING PARA ONGS

Con 10 artículos individuales adaptados a las necesidades específicas de las organizaciones sin fines de lucro, este curso tiene todo lo que necesitas para dominar el arte de la financiación colaborativa en línea para causas sociales. Aprende cómo elegir la plataforma correcta, diseñar tu campaña y crear las repercusiones en línea que necesitas para que las donaciones lleguen a tu proyecto.

BLOG         POLITICAS          CONTACTO

Apoyar el desarrollo local