|

Grassroot Collective Logo

|

Rendición de cuentas en el Desarrollo

 

George Kennedy

La rendición de cuentas es de absoluta importancia en el desarrollo de las organizaciones de base. Es el medio por el cual las personas y las organizaciones involucradas en el proceso de desarrollo se informan mutuamente y mantienen la responsabilidad en sus acciones. Es bastante simple, ¿cierto? Cada quien sólo necesita ser honesto y transparente.

Desafortunadamente, en la práctica esto no es tan fácil. Cada parte relevante, o actores sociales involucrados en el desarrollo, tiene un conjunto de expectativas muy diferentes sobre la rendición de cuentas. Éste regula la manera en que interactúan, creando jerarquías de poder que impactan directamente sobre los proyectos de desarrollo local. El mantenerse responsable ante el conjunto de diferentes expectativas es un desafío, especialmente al equilibrar las necesidades de la comunidad con los requisitos de los donantes. Si no se da un buen equilibrio, los intereses que compiten entre sí podrían rápidamente levantar tensiones que impacten negativamente en el logro de los proyectos de desarrollo.

Hay tres actores sociales relevantes en la responsabilidad en el desarrollo.

 

1. Los beneficiarios

Desde una perspectiva altruista podemos estar de acuerdo en que la meta primaria del desarrollo es dar asistencia a los beneficiarios. Si no, ¿para qué hacerlo? Cuando un proyecto es diseñado para reflejar las necesidades de los beneficiarios, esto es conocido como delegación de responsabilidades. La delegación de responsabilidades altamente calificada se reconoce como el fundamento de cualquier iniciativa de desarrollo efectiva. Esa es la razón por la cual los movimientos de base son a menudo tan exitosos.

2. El benefactor

Sin los benefactores, las organizaciones de base son dejadas en el desamparo. Éstas requieren de financiamiento externo y, en muchos casos, apoyo técnico para llevar acabo sus proyectos de manera exitosa. Este grupo de actores representa a los donantes y grandes organizaciones cooperantes que apoyan directamente a las organizaciones de base. Ser responsables frente a las expectativas y los resultados esperados de estos actores es lo que se conoce como rendición de cuentas “hacia arriba”.

 

3. La organización

La rendición de cuentas sobre las metas de la misma organización de desarrollo se conoce como responsabilidad interna. Este no es un asunto de las organizaciones de base porque sus metas usualmente se encuentran casi enteramente alineadas con las de los beneficiarios – en la mayoría de los casos los miembros de los grupos de base son los beneficiarios. Sin embargo, para las organizaciones más grandes, el rendimiento de cuentas sobre las motivaciones políticas, el acceso a futuros financiamientos y la constancia en los objetivos organizacionales a menudo determinan el rumbo de cómo hacer las cosas.

La responsabilidad y transparencia es por tanto un acto de equilibrio delicado entre las expectativas de los benefactores, de los beneficiarios y de la organización misma. Idealmente éstas tendrían que estar perfectamente alineadas; sin embargo, raramente es el caso.

Tina Wallace, una prominente académica en materia de desarrollo, sugiere que sería útil considerar la rendición de cuentas como una cadena jerárquica en la cual los actores estén posicionados según la relevancia de su poder e influencia sobre el proyecto de desarrollo. Tradicionalmente, el benefactor está en la cima, el beneficiario está en la base y la organización atrapada en medio, buscando cómo equilibrar las expectativas de ambos. Aquéllos que se encuentran en la parte alta de la cadena generalmente tienen poder sobre los de más abajo porque controlan los fondos y el apoyo. 

Esta conceptualización coloca a los donantes como los actores con mayor poder en el paradigma de desarrollo. Indudablemente los proyectos a veces son diseñados tomando en cuenta las expectativas de los donantes por sobre las de los beneficiarios con el fin de maximizar las oportunidades de financiamiento. Con esto no se quiere indicar que las necesidades de los beneficiarios se hallan silenciadas, sino meramente destacar durante el diseño del proyecto se hacen algunos sacrificios para acomodar las expectativas de los donantes.

Este concepto puede resultar algo confuso, así que usemos un caso de estudio para explorarlo más ampliamente.

 

No hace mucho tiempo, una ONG internacional que construye baños para comunidades vulnerables visitó una villa rural en India. Sabían que las enfermedades conectadas con la diarrea eran prevalentes en esta comunidad, y como tal, buscaban cómo usar sus conocimientos para construir un nuevo bloque de baños modernos. Habían apelado a donantes que habían financiado su plan y tenían todos los instrumentos necesarios para cumplir con el proyecto. Sin embargo, al reunirse con la comunidad, ésta dijo que en lugar de baños, requerían algo dónde almacenar sus granos. Los líderes de la comunidad explicaron que su alimento estaba siendo destruido durante la época lluviosa y que los niños estaban muriendo de malnutrición y hambre. Al tiempo que exponían esta situación, la ONG insistía en que construirían los baños – esta era, después de todo, la habilidad técnica que la organización tenía y el objetivo beneficioso que los donantes esperaban. De mala gana la comunidad estuvo de acuerdo y se construyeron los nuevos baños.

 

Después de seis meses la ONG regresó a la villa para inspeccionar los baños y tomar fotos para los donantes, con el fin de asegurar nuevos fondos. Sin embargo, fueron al edificio de los baños y éste se encontraba lleno de grano. Los baños nunca habían sido usados para el propósito plantado y más bien habían sido usados para almacenar de manera segura la fuente de alimento de la comunidad.

Este caso claramente destaca los desafíos asociados a la competitividad entre las formas de rendir cuentas en el desarrollo. En la cima de la cadena se encuentran los donantes cuya expectativa es que su dinero sea usado para lograr un resultado anunciado. Al donar, ellos indican su apoyo para el proyecto sustentado por la información que ha reunido la ONG. Debajo de ellos está la organización, ligada a los donadores por la necesidad de contar en el futuro con nuevos fondos y en alguna medida enceguecida por su enfoque técnico. Finalmente, las necesidades de las comunidades han caído al fondo de la cadena. Ellas no pueden rechazar un proyecto, porque al hacerlo podrían impedir la ayuda futura. Más bien aceptando un proyecto que la comunidad claramente no valora, aun cuando sea objetivamente beneficioso, pareciera ser mejor que una oportunidad no aprovechada.

El desafío para las organizaciones de desarrollo es por ende ser conscientes de las expectativas que rivalizan y asegurarse de que se dé un equilibrio entre ellas. Es por supuesto de la mayor importancia que rindan cuentas ante las expectativas de los donantes. Sin el recurso financiero, el trabajo de desarrollo se vendría abajo. Para programar resultados medibles y una retroalimentación transparente, la ONG apunta a inspirar la confianza en su proyecto y a ganar la confianza de los donantes. Con todo, un enfoque sobre el logro de objetivos pre-determinados y resultados predecibles podría desviar la atención de las reales necesidades de las comunidades. Sin duda, los académicos y expertos en desarrollo por igual estarían de acuerdo en que mecanismos de rendición de cuentas rígidos y orientados hacia arriba hacen que las organizaciones de desarrollo probablemente escuchen menos a las comunidades y sus prioridades.

Para buscar la efectividad, tanto las organizaciones como las expectativas de los donantes, necesitan tener fluidez y ser sensibles a las realidades cambiantes en el terreno, en lugar de asumir que pueden predecir por adelantado. Necesitamos empoderar a los beneficiarios para que sean dueños de sus proyectos y se involucren en los procesos políticos. El arte del desarrollo a nivel local debe ser consultativo y participativo, un proceso que es intrínsecamente impredecible. Los mecanismos para asegurar la efectividad de los proyectos son importantes, pero el diseñar proyectos alrededor de resultados medibles en lugar de las necesidades comunitarias es un error.

 

De manera importante, las organizaciones en todos los niveles de desarrollo están cambiando hacia el empoderamiento de la responsabilidad delegada. Las organizaciones internacionales están tornándose más flexibles a las necesidades de las comunidades, están consultando con las organizaciones de base durante el diseño del proyecto para recibir los emergentes que surgen de las necesidades y valores reales de las comunidades. De esta manera, los resultados planteados a los donantes tendrán mayor correspondencia con las expectativas de los beneficiarios. Sin embargo, esta recomposición de la cadena de responsabilidades estará asentada en relaciones de confianza, la fluidez en el diseño del proyecto y la flexibilidad de parte de todos los actores sociales implicados.

 

Este artículo apenas escarba la superficie de los conceptos en torno al rendimiento de cuentas en el desarrollo. Exploraremos las complejidades con mayor detalle en el futuro. Sin embargo, si tuviera interés en estudiar sobre este importante asunto, le recomendaría leer libro de Tina Wallace, The Aid Chain (La cadena de ayuda). El libro presenta una detallada investigación sobre los mecanismos de rendición de cuentas en el desarrollo en un marco lógico y de fácil comprensión. Por favor no se desencanten por las complejidades de la rendición de cuentas. Se trata de un salvavidas increíblemente importante para el desarrollo responsable. Sin embargo, al comprender mejor las reservas y falencias de los sistemas, usted está empoderado para tomar decisiones bien informadas sobre la forma de jugar su rol en el proceso de desarrollo. 

About the Author

George is the founder of Grassroots Collective and has worked with local development organisations all over the world, from Cambodia to Patagonia. He is currently working in Latin America, helping local community nonprofits achieve their missions and share their incredible stories.

Un lugar donde aprender sobre desarrollo comunitario en acción.

Este artículo es uno de los cientos de recursos gratuitos creados para apoyar a las personas interesadas en el desarrollo comunitario sostenible

MÁS LECTURAS RÁPIDAS

Explora nuestra biblioteca de artículos escritos por autores de desarrollo invitados.

¿Qué es desarrollo y quién decide qué aspecto tiene?

Conseguir un cambio duradero a través de la colaboración con otras ONGs.

5 maneras de atraer nuevos donantes a través de la narración.

Equilibrar la responsabilidad del proyecto, donante y beneficiario.

5 consejos para ayudarte a realizar entrevistas éticas en tu comunidad.

¿Qué modelo de organización comunitaria deberías utilizar?

O EMPEZAR UN CURSO EN LÍNEA GRATUITO

Este curso de 9 partes ha sido creado para todos aquellos que trabajan con comunidades locales para diseñar proyectos de desarrollo. Aprende sobre los esquemas de desarrollo esenciales y guías prácticas que necesitas para diseñar proyectos duraderos en colaboración con la población local.

HERRAMIENTAS PARA PLANIFICACIÓN DE PROYECTOS

CROWDFUNDING PARA ONGS

Con 10 artículos individuales adaptados a las necesidades específicas de las organizaciones sin fines de lucro, este curso tiene todo lo que necesitas para dominar el arte de la financiación colaborativa en línea para causas sociales. Aprende cómo elegir la plataforma correcta, diseñar tu campaña y crear las repercusiones en línea que necesitas para que las donaciones lleguen a tu proyecto.

BLOG          POLITICAS          CONTACTO

Apoyar el desarrollo local