El poder de los deportes en el desarrollo de la comunidad local

Décembre 2016

George Kennedy

Sea que disfrute viéndolo desde un sillón, o lo juegue dentro de la cancha, el deporte tiene la increíble capacidad para unir e inspirar a las personas y a las comunidades. En el campo, la cancha, el potrero, la pista de patinaje, la montaña, la piscina y aún el mar, el deporte fortalece la identidad comunitaria y el involucramiento. A pesar de que los jugadores profesionales y los equipos nacionales suelen dominar los titulares, es la participación a nivel de base donde el poder del deporte puede sentirse con fuerza. En las comunidades en desarrollo, en donde tanto niños como adultos por igual experimentan la zozobra diaria de la pobreza, el deporte puede ser utilizado por las organizaciones locales para conjuntar a las comunidades, elevar la esperanza y fortalecer el sentido de colaboración. Haremos una rápida revisión de los casos de estudio que demuestran el poder de los deportes en el desarrollo y su capacidad para apoyar a las comunidades empobrecidas.

 

FUTBOL COMUNAL

Fundado en 2002 por un exjugador profesional de futbol de Zimbabwe, el Futbol Comunal ahora tiene más de 400 centros de entrenamiento a lo largo de África. El programa aprovecha el poder del futbol para involucrar a niños y adolescentes locales, combinando los partidos y el entrenamiento regular con un programa de salud orientado a ayudar a que los niños entiendan mejor las enfermedades infecciosas y la salud sexual. El programa se enfoca en la prevención del HIV, la malaria y otras enfermedades presentes a lo largo de África. También ofrecen servicios de apoyo para asistir a adolescentes que viven con familias donde los parientes sufren de enfermedades infecciosas, ayudándoles a manejar estrategias y redes de cuidado.

 

Ellos también se enfocan en enrolar a mujeres jóvenes que frecuentemente se pierden las actividades deportivas debido a las arraigadas normas de género en el continente africano. Skillz Girls Naija es un programa dirigido por Futbol Comunal en Nigeria. Este espacio-sólo-para-mujeres ofrece a las adolescentes la oportunidad de jugar futbol y de aprender sobre salud reproductiva en un ambiente seguro, estimulante e incluyente. Al combinar programas deportivos con iniciativas para el cuidado de la salud, el programa Fútbol Comunitario ha podido educar a jóvenes africanos sobre la salud sexual y reproductiva y el riesgo de infecciones colaterales, a través de un ambiente divertido y participativo.

 

SKATEISTAN, AFGANISTÁN

Esta es una de mis ONGs favoritas en el mundo. La organización ha crecido con el respaldo de un fuerte apoyo de patinadores profesionales internacionales, incluyendo a Tony Hawk, y ahora opera en Afganistán, Sudáfrica y Camboya. Habrá muchos más artículos que exploran a Skateistan sobre el Proyecto Eudaimonia en el futuro; sin embargo, hoy nos enfocaremos en su involucramiento con los niños locales a través del patinaje.

 

Skateistan inició en 2007 cuando su fundador, Oliver Percovich, construyó una pista de patinaje en Kabul. Desde entonces, han usado las patinetas para atraer a jóvenes en riesgo, ofreciéndoles después de la escuela programas de salud, nutrición, liderazgo juvenil en combinación con lecciones de patinaje. Aceptémoslo, el patinaje resulta atractivo en todas partes, y cuando se les presentó a los jóvenes locales que se encontraban hartos de los prolongados conflictos, el programa halló un éxito inmediato. Su estrategia para atraer a las jóvenes en particular fue perfecta. En Afganistán, las normas culturales impiden a las mujeres manejar autos o andar en bicicleta. Sin embargo, no había ningún precedente cultural para las patinetas, dejando la puerta abierta a Skateistan para enrolar a las jóvenes en una práctica (relativamente) culturalmente aceptable. Madina Saidy, un exestudiante y ahora líder de Skateistan, ejemplifica la capacidad de las organizaciones que utilizan el deporte en el desarrollo para promover un cambio sostenible. Aparte de sus muchos otros logros, en 2012, ella lideró una presentación de los asuntos que enfrentan los afganos ante más de 100 miembros del gobierno en el Parlamento nacional de Kabul. ¡Qué hazaña!

 

 

OLAS PARA EL CAMBIO, SUDÁFRICA

En muchos países en desarrollo, el mar es visto primordialmente como una fuente para la pesca. Es esencial para la sobrevivencia de millones de personas en todo el mundo, ofreciéndoles el acceso a ingresos, así como suficiente proteína para a sobrevivencia. Sin embargo, Olas para el Cambio está ampliando esa perspectiva, al usar el surfeo para atraer a la juventud local. Siguen una estrategia similar a la de Skateistan, combinando la educación y el entrenamiento del liderazgo con la oportunidad para participar en el deporte. Para 250 jóvenes en situación de desventaja y marginación en Johannesburgo, este programa es un alivio bien recibido para atenuar la cotidianidad de sus vidas.

 

Olas para el Cambio han sido particularmente efectivos en la participación de los líderes de la comunidad local para dirigir el programa. Mientras que al principio se implementó con la visita de un británico en 2011, el enfoque ahora está en el entrenamiento de líderes locales para que lleven a cabo los programas educativos y los talleres de surfeo. En el futuro, la esperanza es que el programa se vuelva completamente auto-suficiente, con entrenadores locales a cargo de los programas y con la participación de jóvenes de la localidad. Así es como luce un desarrollo verdaderamente sustentable.

 

RODEO EN BARAMBAH CREEK, AUSTRALIA

El mencionar un programa en un país altamente desarrollado produce un punto de deliberación. Nos olvidamos frecuentemente de que la marginalización y pobreza existe enfrente de nuestras narices. Dentro de las comunidades rurales australianas muy remotas, las poblaciones indígenas pasan penurias perpetuas que les hace vivir menos años, padecer más enfermedades crónicas y hacer menos uso de los medios educativos. Los líderes de la comunidad en la Universidad Arathusa, en Barambah Creek, en Queensland Central, están buscando la manera de cambiar esta situación. Ellos están usando el rodeo como un medio para atraer a los niños indígenas para participar en este deporte emocionante combinado con educación.

 

Usan estrategias similares a las de las organizaciones antes mencionadas, con el enfoque específico de generar un espacio para que tanto australianos indígenas como no-indígenas compartan la emoción del rodeo. Cada año realizan un rodeo en los establos feriales en donde los jóvenes que forman el programan tienen la oportunidad de montar en frente de sus familias y amistades en medio de un ambiente comunitario estimulante.

 

El deporte es en sí una herramienta clave para el desarrollo comunitario, particularmente cuando se involucra a la juventud en situación de desventaja y marginación social. En la Banca Mundial para el Desarrollo está aumentando el reconocimiento de este factor y actualmente auspicia cada año un Foro Internacional sobre el Deporte en el Desarrollo en donde diferentes organizaciones de todo el mundo pueden encontrarse para compartir sus experiencias. Esperemos que esto conduzca a nuevas organizaciones, como las mencionadas, puedan ser creadas en comunidades marginadas alrededor del mundo.

About the Author

George is the founder of Project Eudaimonia and has worked with local development organisations all over the world, from Cambodia to Patagonia. He is currently riding his motorcycle through South America, visiting local community NGOs and sharing their stories of grassroots development.