Grupo camboyano de auto-ayuda para la remoción de minas - 

Relaciones locales para el cambio positivo

Octubre 2016

George Kennedy

El Grupo Camboyano de Auto-ayuda para la Remoción de Minas surge de una necesidad lamentable. Es una organización de base, ubicada en Siem Reap, que se propone remover de manera segura y responsable las minas de tierra en villas remotas y pobres.  Fue fundada en 2006 por Aki Ra, un antiguo niño soldado durante la guerra de Camboya. La organización desde entonces ha limpiado los campos de más de 100 villas. Mientras que los significativos esfuerzos internacionales han sido creados para remover las 4-6 millones de minas que se estima fueron enterradas durante el conflicto de Camboya, esta organización de base se enfoca orgullosamente en aquellas ‘áreas de baja prioridad que son ignoradas por las iniciativas extranjeras’. En estas regiones, pobladas por las personas más pobres de Camboya, el Grupo Camboyano de Auto-ayuda en la Remoción de Minas trabaja estrechamente con la comunidad para identificar las áreas prioritarias para limpiar y asegurarse que el delicado proceso sea realizado de manera segura.

 

Aki Ra, el fundador de la organización, experimentó de primera mano la trágica realidad de la guerra civil de Camboya. A corta edad se convirtió en huérfano luego de que el Khmer Rouge matara a su padre y madre en un ataque a su villa. Él fue luego reclutado por el mismo grupo que perpetró el mortal ataque, colocando miles de minas terrestres como niño soldado a lo largo de la guerra de ocho años. Después de que finalizara el conflicto, él empezó a usar sus destrezas y experiencia para retirar las minas que había colocado. Desde 1992 hasta 2005, usó un cuchillo, un azadón y un palo para localizar las minas y desarmarlas con seguridad, limpiando unas 50.000 minas por él mismo. En 2006 lo apoyaron para que estudiara formalmente la limpieza de minas en Inglaterra, regresando prontamente para comenzar el Grupo Camboyano de Auto-ayuda para la Remoción de Minas.

 

El Grupo Camboyano de Auto-ayuda para la Remoción de Minas ahora emplea a 26 camboyanos del lugar, todos con entrenamiento específico en técnicas para la remoción de minas. Sin embargo, el retiro de las minas es un proceso meticuloso que requiere una enorme cantidad de tiempo y recursos. Como tal, la organización se reúne con los miembros de la comunidad previo a la sustracción de las minas con el fin de identificar las áreas más importantes que requieren ser limpiadas, optimizando así el uso de sus recursos. En la consulta con las comunidades locales ellos se enfocan en los terrenos aledaños a las escuelas, a los campos agrícolas, las casas y sitios religiosos donde la gente se congrega a menudo. Aparte del trabajo de limpieza de las minas, el Grupo camboyano de Auto-ayuda en la Remoción de Minas también desarrolla programas educativos con las comunidades locales. Dicen que esta actividad es parte integral de su operación, para prevenir la mutilación y la muerte de agricultores, recolectores y niños curiosos. Su trabajo cercano con la policía local, los dirigentes de la villa y la comunidad misma, permite elevar la conciencia del peligro inminente de minas sin explotar.

 

A través de la inserción comunitaria continua, el Grupo Camboyano de Auto-ayuda para la Remoción de Minas espera cerrar la brecha existente en los esfuerzos por limpiar las minas enterradas en regiones difíciles de accesar. Al tiempo que reconocen que los esfuerzos internacionales han sido de primordial importancia para limpiar las regiones metropolitanas principales, el rol de esta organización es más bien dar apoyo a las comunidades lejanas vulnerables que han quedado relegadas. El Grupo Camboyano de Auto-ayuda para la Remoción de Minas cubre así un importante vacío en el proyecto de desmantelamiento de minas en la vasta Camboya, atendiendo primariamente a las comunidades más indefensas y remotas. Este enfoque pone de relieve el poderoso rol de camboyanos apoyando a camboyanos, usando su conocimiento propio y el relacionamiento que les asegure que la población entera pueda vivir sin temor por las minas terrestres.

About the Author

George is the founder of Project Eudaimonia and has worked with local development organisations all over the world, from Cambodia to Patagonia. He is currently riding his motorcycle through South America, visiting local community NGOs and sharing their stories of grassroots development.